Modelo FID UPLA

La formación inicial docente debe considerar varios aspectos que han sido renovados en la FID, con el sistema de educación superior y con la educación escolar:

  • El cambio de una enseñanza basada en contenidos a una basada en competencias y resultados de aprendizaje (Tobón 2013; Cisterna, Soto y Rojas 2016) con métodos pedagógicos que se alejen de la unilateralidad (Tiede y Grafe 2016)
  • Las maneras en que docentes pre-servicio forman una identidad docente (Hsieh 2016; Sartor 2015)
  • La necesidad de la universidad misma de salir de su propio encierro y vincularse con el medio, responder las cuestiones de las partes interesadas, y pensar sus lógicas hacia el impacto real y concreto en comunidades (Lynton 2016; Shiel et. Al. 2016; Haddon y Watson 2015; Watson-Thompson 2015)
  • Las nuevas formas de conectar la practica (ahora integrada y reciproca) con la formación de conocimientos como lo son la vinculación social, aprendizaje-servicio, investigación-acción o voluntariado (Campbell y Dunleavy 2016; Adshead 2015)
  • El fortalecimiento de la sensibilidad social y ciudadana y la preparación para desempeñarse en contextos educativos inter y multiculturales (Bennet y Moriarty 2015; Yang 2014)
  • Los nuevos enfoques que buscan desarrollar habilidades interpersonales e intrapersonales además de las cognitivas.

El modelo de la FID UPLA se propone responder a estas disyuntivas. Para lograr ello se alinea con el Proyecto Educativo y el Modelo educativo de la universidad, que sitúan lineamientos acerca de cómo se quiere formar al docente pre-servicio.

Los objetivos del Modelo Educativo están contemplados en el Plan de Desarrollo Estratégico Institucional y los planteamientos del Modelo Educativo y del Proyecto Educativo permiten dar respuesta con la complejización que se da hoy en día en la formación inicial docente, en el sistema de educación superior y en la educación escolar.

El aprendizaje por competencias se aborda mediante la búsqueda de nuevas metodologías que permitan al docente centrar su atención en la persona del estudiante y en sus aprendizajes por sobre los contenidos, y en el replanteamiento de los instrumentos de evaluación como la detección de evidencias de desempeño.

Los docentes pre-servicio se involucran con las realidades de la enseñanza y el aprendizaje mediante la orientación de las carreras a formar profesionales comprometidos con la comunidad, con capacidad de análisis para enfrentar el desarrollo cultural y las transformaciones sociales, y de formar identidades por medio de la concepción de persona que sustenta el modelo, cuyas características son:

  • Capacidad de razonar.
  • Conciencia de su singularidad.
  • Capacidad para autodeterminarse.
  • Sociabilidad.
  • Libertad.
  • Trascendencia.
  • Formación a lo largo de la vida como capital humano avanzado.

Desde la vinculación con el medio, el acercamiento a resolver el problema planteado por la evidencia internacional, se consigue por medio de una nueva concepción declarada de la universidad como una entidad comprometida con el progreso de la Región de Valparaíso y del país, además del compromiso institucional por promover y apoyar en la comunidad universitaria la generación de iniciativas y el desarrollo de experiencias, asumir un liderazgo con mayor presencia en la comunidad e impacto sobre la vida socio-comunitaria, y el fortalecimiento de la responsabilidad social a nivel individual mediante la impronta de un sello académico, que forme un profesional capaz de integrarse en el mundo laboral a partir de los valores del bien común, la equidad social, el desarrollo sostenible, el respeto al medioambiente y sus recursos, la aceptación y aprecio de la diversidad, y el fortalecimiento de la ciudadanía, la democracia y la participación responsable.

A nivel de políticas, los lineamientos claves de las políticas apuntan a:

  • El rol de la FID en los cambios de prácticas laborales y culturales.
  • La posición de la FID dentro de políticas de alcance mayor en formación docente, a fin de crear incentivos para el desarrollo profesional.
  • Gobernación de la FID al reconocer nuevas estructuras de participación y nuevas responsabilidades en las partes interesadas.

Parte de ese lineamiento a nivel de políticas incluye establecer en el gobierno y en las universidades, requisitos mínimos para los programas de formación de pregrado, a la vez que se trabaja en mejorar las recompensas.

Finalmente, vinculado a la valoración del currículo que recibe el docente pre-servicio, está una nueva concepción del tiempo de trabajo requerido para aprobar un curso, menos fija en los espacios de transmisión directa de conocimientos por el educador docente y que valora más los tiempos de trabajo en plataformas virtuales y en el trabajo autónomo.

El trabajo detrás del Sistema de Créditos Transferibles (SCT) implica un esfuerzo de imbuir las carreras pedagógicas de movilidad y transparencia, y redefinir el concepto de trabajo académico para incluir elementos no lectivos.